miércoles, 22 de julio de 2015

Y la sombra… ¿dónde está?





Disfrutar de la brisa del mar y de la belleza natural que rodea a la playa El Mamey, resulta muy grato para Karina Barrios Pujols y Daylén Calderón Leicea. Ellas decidieron pasar un día diferente junto a sus amigos, y mientras el resto del grupo refresca el calor en las frías aguas, las yumurinas se resguardan bajo una de las pocas sombras naturales que conserva esta zona de baño.


Si bien reconocen que es una de las mejores playas de la ciudad, algo le falta al litoral: “Nos gustaría que el área estuviera más reforestada; aunque se acomodaron algunas sombrillas para que pudiéramos guarecernos del Sol, cuando vienen muchas personas no son suficientes. Además, la sombra de las plantas es más fresca”, comentan las muchachas.
A pocos kilómetros de allí, en El Coral, el panorama es muy parecido. Quienes conocieron el paisaje dos años atrás añoran el placer de jugar dominó, tomarse unos traguitos o pasar un buen rato conversando bajo la frondosidad de los árboles. Proveída con muchos más paraguas, aún se siente la ausencia de la vegetación.
“Los visitantes se quejan con frecuencia porque talaron los pinos, el verano comenzó y la playa no está concurrida como antes”, explica María Sotolongo Pérez, cocinera de la cafetería aledaña. Mientras Dayana Martínez Almeida, dependiente de la instalación, agrega que anteriormente venían visitantes de otros lugares en camiones, pero el sitio ha perdido mucho de sus atractivos, como el Ranchón y los árboles”.
¿UN MAL NECESARIO?
Entre las principales especies que fueron taladas en el litoral norte se encuentra la casuarina, planta introducida en Cuba hace varias décadas con el propósito de ambientar el paisaje, impulsar la reforestación y rescatar las zonas bajo explotación minera; pero, en poco tiempo se extendió y en la actualidad, resultan  significativos los daños que provoca en los ecosistemas costeros.
Según reseña el sitio digital Tiempo 21,  “al desprenderse, sus hojas acidifican el terreno y convierten la arena en tierra por lo que esa modificación desplaza las especies autóctonas, afecta la duna costeras y contribuye a la pérdida de los entornos de playas”.
De ahí que resulte necesario adoptar medidas urgentes que frenen la erosión ocasionada hasta el momento, y contribuyan a conservar el entorno costero. Reforestar la duna con la vegetación requerida, aquella que retiene la arena y protege ante la acción corrosiva y agresiva del mar: uva caleta, hicaco y boniato de playa, constituye hoy prioridad.
ESPERANDO LA SOMBRA…
“Como parte de las acciones vinculadas al proceso de reordenamiento territorial se emprendió un levantamiento de lo que representaba un peligro para el medio ambiente y se decidió talar las casuarinas”, explica Yusdán Fundora Alfonso, director de la dirección municipal de Planificación Física en Matanzas.
En los meses de mayo y junio de 2014, la dirección municipal de Servicios Comunales inició la tala de los ejemplares presentes en las zonas costeras del territorio, siendo las de mayor impacto, por ser la de más presencia, el Mamey, el campismo Faro de Maya y el Coral. A este organismo se le encargó también la misión de emprender la reforestación de esas áreas.
Explica José Antonio Piedra, director municipal de Servicios Comunales, que en los meses de agosto y septiembre comenzaron la siembra con plantas menos agresivas al entorno como las uvas caletas. “Colocamos casi dos mil posturas en el Viaducto, las playas afectadas y en las márgenes del Río San Juan”, agrega.
“Nosotros las sembramos, regamos y damos seguimiento por 15 días, pero alrededor de 150 se secaron en El Mamey y Monserrate, en la actualidad se están reponiendo y esta semana debemos concluir en la zona costera”, añade.
Mientras continúa la reforestación , los matanceros aguardan por una sombra para resguardarse. Aunar esfuerzos y evitar retrasos, en pos de conservar el entorno costero y garantizar una estancia  placentera a los visitantes, deben resultar prioridad para los organismos implicados en este proceso, para que no se repita el año siguiente, el mismo panorama del anterior y el presente periodo vacacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario